¿Cuál es la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas?

¿Cómo nos habla el Espíritu Santo?

La Biblia señala varias funciones que el Espíritu Santo desempeña en la vida de las personas hoy en día. En primer lugar, el Espíritu Santo proporciona convicción de pecado a todas las personas. Juan 16:8 señala: “Y cuando él [el Espíritu Santo] venga, convencerá al mundo acerca del pecado, de la justicia y del juicio”.

Para los creyentes en Cristo, el Espíritu Santo trabaja en formas adicionales. Una de estas funciones es la de servir como ayudante o consolador. Juan 14:16-17 registra que Jesús dijo: “Y yo pediré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre, el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni lo conoce.” La palabra griega traducida como “Ayudante” o “Consolador” (RV) se refiere a uno que es llamado junto a otro, proporcionando la idea de un guía o animador durante los tiempos de necesidad. Esto tiene lugar cuando el Espíritu de Dios mora en el creyente desde el momento de la salvación (Romanos 8:9; 1 Corintios 6:19-20).

Una función adicional del Espíritu Santo es guiar al creyente a la verdad. Juan 16:13 dice: “Cuando venga el Espíritu de la verdad, os guiará a toda la verdad”. En lugar de depender de nuestro razonamiento humano, tenemos una guía sobrenatural en la forma del Espíritu Santo que mora en nosotros.

La obra del espíritu santo sermón

Las Escrituras describen al Espíritu Santo en términos personales, no como una fuerza impersonal, cuando dicen que enseña, guía, consuela e intercede.1 Posee emociones, intelecto y voluntad.2 El Espíritu Santo habló a Felipe y dio consejo a la iglesia de Jerusalén.3 Se pecó contra él y se le mintió.4

  ¿Cómo termina el libro de la vida?

Las Escrituras también atestiguan la deidad del Espíritu Santo. Se habla de él como Dios y se le identifica con el título de Jehová.5 El cristiano que es habitado por el Espíritu es habitado por Dios.6 El Espíritu Santo posee los atributos de la deidad, como la omnisciencia, la omnipresencia, la omnipotencia y la eternidad.7 Hace obras que sólo Dios puede hacer, como crear, regenerar y santificar.8 Está igualmente asociado con los otros miembros de la Trinidad.9

La obra del Espíritu Santo en el Antiguo Testamento difiere un poco de su obra en el Nuevo Testamento. La posesión del Espíritu Santo por parte del creyente no era permanente en todos los casos.10 El Espíritu tenía un ministerio de frenar el pecado y en la creación del mundo.11

La obra del espíritu santo en la vida del creyente

El cristiano debe entender el propósito y las funciones del Espíritu Santo en su vida. Esto es necesario para el crecimiento y la fecundidad del creyente. Este conocimiento le ayudará a ver la necesidad de obtener constantemente la fuerza del Espíritu Santo.

La semana pasada en Grace Tidings, discutí el Espíritu Santo en la vida de Cristo. En la lección, describí las funciones del Espíritu Santo en la vida de Cristo durante su vida terrenal y su ministerio. El Espíritu Santo estuvo con Él desde el principio hasta el final.

Fue el compañero más cercano de Cristo desde su concepción hasta su muerte y resurrección. Estuvo activo en la concepción de Cristo (Mateo 1:18), en su crecimiento (Lucas 2:40), en su bautismo (Lucas 3:21-22), en su tentación (Lucas 4:1), en su ministerio (Lucas 18-19), en sus milagros (Mateo 12:28), en su muerte (Hebreos 9:14), en su resurrección (Romanos 8:11) y en su glorificación (Juan 16:14).

  ¿Cuáles son los malos hábitos en casa?

“La obra del Consolador es clara y sencilla. Él inicia la iglesia. Él inicia el cristianismo como una fuerza vital en el alma del creyente. Lo une en unión orgánica con una Cabeza viva y resucitada. Forma en él al Cristo, la esperanza de gloria. Da testimonio de Cristo. Glorifica a Cristo. Trae a la memoria las palabras de Cristo. Alimenta el alma con la verdad de Cristo. Nos guía a toda la verdad de Cristo. Nos muestra las cosas de Cristo.

8 funciones del espíritu santo

Así es como sabemos que pertenecemos a la verdad y como ponemos nuestros corazones en reposo en su presencia: Si nuestros corazones nos condenan, sabemos que Dios es más grande que nuestros corazones, y que él lo sabe todo. Queridos amigos, si nuestro corazón no nos condena, tenemos confianza ante Dios y recibimos de él todo lo que pedimos, porque cumplimos sus mandatos y hacemos lo que le agrada. Y este es su mandato: creer en el nombre de su Hijo, Jesucristo, y amarnos los unos a los otros como él nos lo ha mandado. El que cumple los mandatos de Dios vive en él, y él en ellos. Y así sabemos que él vive en nosotros: Lo sabemos por el Espíritu que nos ha dado. – 1 Juan 3:19-24

Es interesante que a lo largo de la Escritura no se dé al Espíritu Santo un nombre personal, como Yahvé o Emmanuel, sino que se le describa sólo en términos de su obra. Tal vez esa omisión ha llevado a algunos a pensar en el Espíritu Santo como una fuerza, un poder o una influencia, una entidad menor que una persona.

  ¿Qué es encontrarle sentido a la vida?

En el Nuevo Testamento, el Espíritu Santo viene a nosotros en persona para glorificar a Cristo en cada creyente mientras trabaja para crear la familia de Dios en la tierra, es decir, la Iglesia como la casa de Dios. Se le llama el Espíritu de la verdad (Juan 16:13) y nuestro Abogado (Juan 14:26). Cuando Él habita en la vida del creyente, toma la verdad de las palabras de Cristo y revela su profundo significado a ese individuo.